Palacio Aranjuez

Vinos de Madrid y enoturismo (I) Presentación

En Madrid ha habido buen vino desde tiempos de los romanos, que allá por el siglo I antes de Cristo, extendieron por la península el cultivo de la vid, con algún altibajo, como el de la invasión árabe, pero incluso bajo las leyes coránicas se continuo su cultivo, y fijaos que incluso en el siglo XV, los vinos madrileños eran apreciados y existen documentos que acreditan que comerciantes de burgos se desplazaban hasta aquí para llevárselos, claro que entonces no tenían inventada aún la Denominación de Origen Ribera del Duero.

A principios del siglo XX había en Madrid unas 60.000 hectáreas de viñedos, la mayoría desaparecieron por la plaga de la filoxera y por el crecimiento de la capital y sus zonas de influencia, entonces eran célebres los vinos de moscatel de los Carabancheles. Al llegar al último tercio del siglo XX los vinos de Madrid se usaron en su mayoría para graneles, sin ningún lucimiento, rematando su declive el descenso del consumo que a partir de la década de los 70 del siglo pasado se produjo. Pero en 1990 se estableció la denominación de Origen vinos de Madrid, de la que este año celebramos su 25 aniversario y nos encontramos que actualmente hay 8.300 hectáreas de viñedo cultivado por casi 3.000 viticultores y 44 bodegas dentro de la Denominación de Origen Vinos de Madrid.

En Madrid se diferencias tres zonas vitivinícolas y así las contempla el consejo regulador, son la subzona de Arganda, la subzona de San Martín de Valdeiglesias y la subzona de Navalcarnero, y además con ese orden de producción. Arganda es la responsable de la mitad de la producción de la D.O, un 30% recae en San Martin y el 20% restante en Navalcarnero.

En cuanto al enoturismo en Madrid se pueden visitar 21 bodegas que elaboran  más de cien vinos en los que utilizan hasta 16 variedades de uva.

La Comunidad de Madrid es la impulsora de  Madrid Rutas del Vino con la creación de seis rutas que recorren la historia de la comunidad maridándolos con los excelentes vinos de cada zona. Convirtiendo los vinos en un auténtico motor de dinamización económica para la región. rutas son:

La llegada del Imperio Romano (Alcalá de Henares – Camporeal – Valdilecha – Carabaña – Tielmes – Perales de Tajuña – Titulcia)

El valle de las iglesias y el legado del Císter (Pelayos de la Presa – San Martín de Valdeiglesias – Cadalso de los Vidrios – Cenicientos – Villa del Prado)

El Tajo y los vinos de la Orden de Santiago (Villarejo de Salvanés – Fuentidueña de Tajo – Belmonte de Tajo – Colmenar de Oreja – Castillo de Oreja)

Camino de Reyes (Navalcarnero – El Álamo – Aranjuez)

Escenas y crónicas de Francisco de Goya (Vega del Jarama – Villaconejos – Chinchón – Chinchón – Valdelaguna)

Los tiempos del ferrocarril (Madrid – Arganda del Rey – Tielmes – Carabaña – Pozuelo del Rey)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *